La ciencia como motor de la recuperación

Difusión de la ciencia

En su intervención en el foro Wake Up Spain, el Catedrático de la Fundación Rafael del Pino invita a diseñar desde el conocimiento el futuro de España. “El destino del país depende de nuestra capacidad para crear soluciones desde la ciencia”.

Volver

El catedrático de la Fundación Rafael del Pino Javier García Martínez cerró su intervención en el foro Wake Up Spain con un llamamiento a dar protagonismo a la ciencia y al conocimiento para que la recuperación económica y social se produzca. El también presidente de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) intervino en la mesa redonda dedicada a la transferencia del conocimiento de este foro que, a lo largo de cuatro días ha reunido a los principales agentes sociales, políticos y económicos de España para debatir sobre el camino de la recuperación y la estrategia de país ante la llegada de los fondos NextGenerationEU.

García Martínez recordó que aquellos países que han generado las vacunas frente a la Covid-19 “controlan su destino”. Algo parecido va a ocurrir, en opinión del responsable de la cátedra de Ciencia y Sociedad de la Fundación Rafael del Pino, con otros grandes asuntos como el cambio climático o la recuperación económica del país. “Vamos a depender de los científicos y del conocimiento que crean para propiciar las condiciones que nos permitan superar estos grandes retos. Si ese conocimiento no lo generamos aquí, se lo tendremos que comprar a otros”, añadió.

La economía española ha resultado especialmente golpeada por la pandemia, según todos los indicadores. Este hecho hace que la llegada de los fondos europeos de recuperación sobrevolara la mayor parte de las intervenciones que se fueron produciendo durante el foro Wake Up Spain, organizado por El Español, Invertia y D+I. El catedrático y miembro del Foro Económico Mundial (WEF) Javier García también aludió a esta oportunidad que llega desde Europa, pero la caracterizó como una carrera porque muchas de las áreas prioritarias se enmarcan en un ámbito de competencia global, donde China va a crecer al 19%.

Prospectiva

Por esta razón defendió la oportunidad de un generar una labor de prospectiva y definición estratégica, como la que realiza el WEF o la que desde hace dos años desarrolla la Cátedra de Ciencia y Sociedad de la Fundación Rafael del Pino por medio del informe Diez tecnologías emergentes para impulsar a España. “Mientras a 300 metros de aquí, en el Congreso de los Diputados, el debate de los fondos europeos consiste en tirárselos a la cabeza, nosotros debemos utilizar la cabeza para encontrar el mejor destino para esos fondos”, señaló desde la sede de Wake Up Spain, en la madrileña sede de Casa América.

García también alabó la labor que desarrollan los Centros Tecnológicos, cuyos representantes intervenían en la mesa, y en general del tejido investigador español. Como ejemplo de estas fortalezas investigadoras y productivas, el presidente de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada recordó el papel de la química y de su industria en las exportaciones y en el salto hacia una economía circular.

El hidrógeno verde y las nuevas baterías más allá del litio fueron las tecnologías disruptivas que García señaló como potenciales transformadoras del escenario de muchos sectores. También recordó el peso de España en investigación química, un ámbito en el que destaca el noveno puesto mundial en número de publicaciones científicas.

El También catedrático de Química Inorgánica de la Universidad de Alicante recordó la importancia de la educación como pilar de futuro para el ecosistema innovador. Una educación caracteriza por la enseñanza de competencias tecnológicas desde la infancia y en la que los alumnos universitarios no busquen solo la empleabilidad, sino que desarrollen su espíritu emprendedor.

Compartir