Una España mejor

Conferencias magistrales

Mariano Rajoy y Carlos Herrera

Inicio: 04-12-2019

Fin: 04-12-2019

Hora: 19:00

La Fundación Rafael del Pino, organizó el 4 de Diciembre a las 19 horas el acto «Una España mejor» en el que participaron Mariano Rajoy y Carlos Herrera.

Mariano Rajoy Brey es licenciado en Derecho y registrador de la propiedad, profesión que ejerce actualmente, tras una extensa carrera política. Fue elegido diputado en las primeras elecciones autonómicas gallegas en 1981, aunque tras lograr un acta como concejal en Pontevedra, pronto se convirtió en presidente de la Diputación de esta provincia. Posteriormente fue elegido diputado nacional por la misma circunscripción y unos meses después fue nombrado vicepresidente de la Xunta de Galicia. En las elecciones de 1989 logró de nuevo su acta como diputado en el Congreso y entró a formar parte de la dirección nacional del Partido Popular como vicesecretario general. Tras la llegada del PP al Gobierno en 1996, asumió diferentes carteras ministeriales, Administraciones Públicas, Educación y Cultura, Interior y Presidencia, así como el cargo de vicepresidente primero y ministro portavoz del Gobierno. En 2003 fue elegido secretario general y candidato a la presidencia del Gobierno y, al año siguiente, presidente del Partido Popular. Tras las elecciones de 2004 y 2008, – en las que el PP obtuvo el mejor resultado obtenido nunca por el partido de la oposición- en noviembre de 2011 logró la mayoría absoluta alcanzando la presidencia del Gobierno. En 2015 volvió a ganar las elecciones y después de su repetición en 2016 fue investido de nuevo presidente del Gobierno, cargo en el que permaneció hasta junio de 2018. Unos días después renunció a la presidencia del Partido Popular y a su escaño como diputado, que ocupaba desde la III Legislatura, para regresar a su puesto de funcionario, que desempeña hoy día. Está casado y tiene dos hijos.

Carlos Herrera es licenciado en Medicina, pero nunca ha ejercido ya que siempre se ha dedicado al mundo de la comunicación, donde ha conseguido convertirse en uno de los máximos exponentes del periodismo español. Desde el 1 de septiembre de 2015 dirige el matinal Herrera en COPE de la Cadena COPE. Desde 2004 hasta marzo de 2015 dirigió el matinal Herrera en la Onda en la cadena de radio Onda Cero. Ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en este medio, aunque también realiza colaboraciones en prensa escrita y ha trabajado en la televisión.

Resumen

El 4 de diciembre de 2019 tuvo lugar, en la Fundación Rafael del Pino, la conferencia del ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con motivo de la presentación de su libro “Una España mejor”. Rajoy, dijo, nunca se había planteado escribir un libro. Por eso, nunca escribió una línea con el objetivo de plasmarla en volumen alguno. Por tanto, nunca llevó un diario, con lo cual tuvo que hablar con muchas personas para poder recordar hechos importantes. Entonces, ¿por qué lo ha escrito? Porque algunas personas, todas amigas, le hicieron tres reflexiones que le llevaron a modificar su criterio. La primera reflexión le exigía cumplir con el deber de contar su visión de un periodo de la historia de España que no ha sido intranscendente, de una etapa que vivió en primera persona, como presidente del Gobierno, de manera intensa. La segunda razón fue que, si él no aportaba su versión de lo que entonces sucedió, otros podrían hacerlo y era más que posible que, conociendo a algunos que circulan por aquí, lo hicieran de manera menos cariñosa y humilde con su persona. La tercera fue que siempre pensó que las experiencias de unos pueden resultarle útiles a otros más adelante. Por eso, quería transmitir algunas experiencias que pueden tener cierta utilidad en el futuro. Su libro es un análisis de la última etapa del PP en el Gobierno de la Nación. Lo que ha pretendido es entrar en el detalle de los acontecimientos más relevantes que se produjeron en el tiempo en el que fue presidente del Gobierno. En el texto se habla mucho de economía, de la España que se encontró, de las reformas que hicieron, del empleo, del rescate bancario, de las polémicas que se vivieron en la Unión Europea en ese periodo. Habla, también, de la inmigración, que es el tema más importante que tenemos que abordar en el futuro, en España y en la Unión Europea. Un tema, este, en el que tanta demagogia hacen unos y otros, unos contra los inmigrantes y otros contra las fronteras. Asimismo, se habla de la sucesión en la Corona y de la disolución de ETA, y del bipartidismo, y de la corrupción, y de la presunción de inocencia, y de los inquisidores que florecen por doquier, y de la moción de censura. Y de las dudas que suscitaron a muchas personas las decisiones que tomó. Y de Cataluña y las dudas que suscitaron las decisiones que tomó en este tema. En el libro aparecen algunas ideas que se han convertido en convicciones con el tiempo. Rajoy recordó que España vivió en los últimos años la peor crisis económica de su historia. El paro superó los seis millones de personas, había desequilibrios económicos de todo tipo, el sistema financiero español estaba en la UCI. Y lo peor era la sensación generalizada de que no había futuro. Gracias al esfuerzo de la sociedad española se pudo dar la vuelta a esa situación, volviendo al crecimiento en 2014 y creciendo más del 3% hasta 2017. Con el PP se crearon más de medio millón de puestos de trabajo al año, el sector exterior tuvo un empuje fundamental gracias a las empresas, se hizo el saneamiento del sistema bancario y se restauró la confianza en la economía española. Según Rajoy, controlar las cuentas públicas es fundamental para cualquier país que quiera mejorar su bienestar. Las Administraciones Públicas no pueden gastar lo que no tienen. En segundo lugar, hay que hacer reformas para adaptarse al mundo en que vivimos, que cambia muy rápidamente. Los efectos de las que hizo todavía están ahí, pero de la inercia no se vive, y desde la moción de censura no se ha hecho hada. Ahora bien, por suerte, tampoco se han derogado las que se hicieron durante su etapa de Gobierno. Otra recomendación de Rajoy es que un gobernante debe tener convicciones. Lo que de ninguna manera puede hacer un gobernante es obviar la realidad, no se puede ser un frívolo. Ortega y Gasset dijo que toda realidad ignorada prepara su venganza. El gobernante tampoco puede ser un doctrinario. Por eso, a los seis meses de la llegada del PP al gobierno se habían subido los impuestos, se había nacionalizado la banca y se había hecho una gigantesca operación de deuda pública para que aflorara todas las deudas de todas las administraciones y, de esta forma, pagar los cinco millones de facturas que debían a los proveedores. Eso era lo que demandaba la realidad en aquel momento. No eran los objetivos del PP, pero, si no se hubiera hecho todo eso, España hubiera quebrado. Una vez que se conjuró ese peligro, se bajaron los impuestos y se privatizaron las entidades financieras nacionalizadas. Es importante también que el gobernante preserve su independencia y tenga un criterio sobre lo importante, que escuche, y conviene escuchar al que sabe. Luego, tiene que decidir pensando siempre en el interés general. Durante su mandato, hubo que decidir, y mucho, sobre cuestiones importantes, como el rescate del sistema financiero, las reformas económicas, el nivel de gasto público porque se habían perdido 70.000 millones de euros de recaudación, sobre la aplicación del artículo 155. El gobierno sabía lo que había que hacer y lo hizo, sabiendo que mucha gente no iba a estar de acuerdo, que habría muchas presiones. También aprendió que el consenso en los asuntos de Estado es fundamental, sobre todo en la reforma de la Constitución, en la lucha contra el terrorismo, la unidad de España, el 155, la sucesión de la Corona, o el desarrollo del modelo territorial. Esas cosas no se deben hacer por mayoría. Cuando se hacen por consenso, salen bien. Por ejemplo, la Constitución, o la batalla contra el plan Ibarretxe. La primera vez que se rompió ese consenso fue con el Estatuto de Cataluña; de aquellos polvos vienen estos lodos. El problema, ahora, es que, por los acuerdos que puedan alcanzarse, el Gobierno se vea condicionado por los partidos que quieren destruir España. Por eso, es obligado que los dos partidos mayoritarios vayan de la mano. Quien rompa eso es un irresponsable. Lo más importante de la aplicación del 155, que nadie sabía en qué consistía porque no se había aplicado nunca, fue que el mensaje que ha dejado es que la Nación española tiene instrumentos para defenderse y cuando se ataca la unidad nacional, la Nación se puede defender. Eso lo saben muy bien los que han ido contra la unidad de la nación y contra la soberanía nacional. El PP, dijo, es un partido de centro. Eso quiere decir que no arrastra doctrinas ni orejeras, que no tiene ideas preconcebidas, que huye de cualquier radicalismo. El centrismo es la voluntad de evitar cualquier exageración, sacar el mejor partido de las cosas sin prejuicios doctrinarios.

La Fundación Rafael del Pino no se hace responsable de los comentarios, opiniones o manifestaciones realizados por las personas que participan en sus actividades y que son expresadas como resultado de su derecho inalienable a la libertad de expresión y bajo su entera responsabilidad. Los contenidos incluidos en el presente resumen, realizado para la Fundación Rafael del Pino por el profesor Emilio González, son resultado de los debates mantenidos en el encuentro realizado al efecto en la Fundación y son responsabilidad de sus autores.

Expertos:

Compartir