La Fundación

Política de inversiones

En cumplimiento de lo establecido en el párrafo final del apartado 2.II.3 del Acuerdo de 20 de noviembre de 2003 del Consejo Nacional de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, por el que se aprueba el Código de Conducta de las Entidades sin ánimo de lucro para la realización de inversiones temporales, a continuacíon se presentan las  reglas internas para la selección y gestión de inversiones aprobadas por el Patronato de la Fundación Rafael del Pino.

Política de inversión y de selección de activos de la Fundación Rafael del Pino.

  • La política de inversión y la selección de activos en la cartera de la Fundación Rafael del Pino (“FRP”) tendrá en consideración los principios de coherencia, liquidez, diversificación y preservación del capital.
  • La cartera se estructurará para generar resultados que sean coherentes con las necesidades de financiación anuales de los diferentes proyectos de la FRP. Así mismo, se tendrán en cuenta las divisas en las que se pagan los proyectos, para equilibrar los ingresos y gastos en divisas y reducir el riesgo de cambio.
  • La cartera estará compuesta de forma prioritaria por activos líquidos, ya sean valores o fondos de inversión.
  • La cartera estará suficientemente diversificada en activos cuya evolución esté debidamente des-correlacionada, evitando en consecuencia la concentración de riesgos.
  • El principio de preservación de capital desaconseja el uso de apalancamiento financiero o la realización de operaciones especulativas intradía o de muy corto plazo, por lo que en general se evitarán dichas operaciones.
  • La FRP invierte con un horizonte de inversión a largo plazo, lo que permite establecer una estrategia de inversión de crecimiento prudente del capital, con una posición dominante en activos de renta variable como activo “core”, al ser éste el activo que mayor rentabilidad genera a largo plazo.
  • La estrategia de crecimiento prudente se correspondería con una exposición a renta variable global en torno al 50%, pudiendo oscilar en la banda 20%-70% atendiendo al posicionamiento táctico que en cada momento aconsejen las circunstancias de mercado. Estos porcentajes son en todo caso revisables si hubiera factores de riesgo que así lo aconsejaran.
  • El importe total de activos de renta fija, no será inferior al 20% ni superior al 50% de la cartera de la Fundación. Estos límites no se aplicarán para deuda emitida por el Reino de España y otros Estados Europeos.
  • La calidad crediticia de la cartera de renta fija deberá ser “Investment Grade” en un rango al menos del 35% de dicha cartera de renta fija.
  • La estructura de la cartera tendrá como objetivo una rentabilidad que combine apreciación de capital y obtención de rentas provenientes del cobro de dividendos o intereses.
  • La estrategia de crecimiento prudente buscará proteger el valor del capital a largo plazo mediante una correcta diversificación de las inversiones en tres vertientes:

1) Diversidad de clases de activos.

2) Diversidad geográfica, invirtiendo con un enfoque global.

3) Diversidad de gestores.

  • La diversificación por clases de activos tiene como objetivo modular la evolución de la rentabilidad a lo largo de los años, protegiéndola de cambios abruptos en su valor. Se incluirán las siguientes clases de activos:
    • Renta Variable Cotizada de Países Desarrollados
    • Renta Variable Cotizada de Países Emergentes
    • Fondos de Retorno Absoluto (hedge funds y fondos UCITS)
    • Renta Fija de Grado de Inversión
    • Renta Fija High Yield
    • Renta Fija de Mercados Emergentes
    • Capital Privado (fondos de “private Equity”, “private debt” e inmobiliarios)
    • Materias Primas (fondos, ETCs u otras estructuras financieras).
    • Divisas
  • La diversificación geográfica se construirá considerando EEUU, Europa y Japón como los principales mercados, pero incluyendo en menor medida en el universo de inversión el resto de países desarrollados y emergentes.
  • La diversificación por Gestor implica que independientemente de quien sea la sociedad gestora de la cartera de inversiones, una parte de esas inversiones se concretarán a través de gestores terceros (fondos de renta variable, renta fija y retorno absoluto) o con asesoramiento externo, de forma que un amplio grupo de profesionales especializados y de talento contribuyan a encontrar las ideas de inversión más idóneas.
  • Se invertirá preferentemente a través de fondos de inversión y ETFs, pero también se podrán seleccionar directamente valores de renta fija o renta variable sobre los que exista suficiente convicción sobre sus expectativas de rentabilidad.
  • La utilización de ETFs buscará reducir los gastos de gestión en áreas donde no exista convicción en que la gestión activa pueda aportar mejores rentabilidades (por ejemplo S&P).
  • La selección de fondos de inversión tendrá preferencia por fondos UCITS, con liquidez diaria.
  • La inversión en fondos de los denominados de gestión alternativa se mantendrá por debajo del 30% del patrimonio. En este tipo de fondos se incluyen los fondos de retorno absoluto, los de capital privado y las materias primas. La inversión en alternativos podrá conllevar la inversión en fondos sin liquidez diaria o incluso fondos cerrados (como por ejemplo “private equity”). El inconveniente de la mayor iliquidez de estos activos se considera que quedará sobradamente compensado por sus mayores expectativas de rentabilidad y su des-correlación frente al resto de la cartera.
  • Cualquier desviación de los criterios anteriores en cuanto a selección de productos, será puntual y conllevará una explicación justificativa en el informe semestral y anual de la cartera.
  • La posición en divisas podrá oscilar dependiendo de las expectativas de mercado con el objetivo de atender la misma proporción de gastos de la FRP en esas mismas divisas.
  • No se prevé apalancamiento de la cartera, salvo de forma absolutamente excepcional y puntual. En este caso, el apalancamiento será objeto de explicación detallada y motivada.
  • Se realizará una evaluación fiscal de todas las inversiones, evitando estructuras o vehículos desfavorables o poco ventajosos.
  • El control de riesgos de la cartera es un objetivo prioritario y se mantendrá un seguimiento continuo sobre su volatilidad y Value at Risk.
  • Se reforzará el reporting de control de riesgos a la Comisión Ejecutiva de la FRP mediante informes independientes (por ejemplo, de nuestro depositario BNP).
  • Se fomentará activamente revisiones anuales de carácter gratuito sobre la cartera por parte de proveedores de servicios (Blackrock, UBS etc).
  • Se establecerá un proceso de benchmarking de forma sistemática con otros fondos y carteras que sean comparables en cuanto a su filosofía de preservación de capital a largo plazo.
  • El proceso de inversión estará supeditado en todo momento a la preservación del buen nombre y reputación de la FRP y su Patronato.

 

Descargas:

Compartir