Ana María Calvo-Sotelo Bustelo – In memoriam

Patronato

El 10 de febrero de 2022 falleció Doña Ana María Calvo-Sotelo y Bustelo, Patrona de la Fundación Rafael del Pino y esposa de su fundador, D. Rafael del Pino y Moreno.

Persona culta, generosa, comprometida con innumerables causas sociales, fue un dechado de honestidad e integridad moral que transmitió a sus descendientes, valores que impregnaron también, desde sus primeros pasos, gracias a su esfuerzo y dedicación, el quehacer y el espíritu de la Fundación Rafael del Pino.

Como puede apreciarse en la galería de fotos adjunta, Doña Ana María acompañó el nacimiento del Programa de Conferencias y encuentros de la Fundación Rafael del Pino, atendiendo siempre con la elegancia, el buen humor y las impecables formas que la caracterizaban a las personalidades que visitaban la Fundación, como SS.MM. los Reyes, el presidente Bill Clinton o el Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, en eventos que siguió con frecuencia en la sede de la fundación. Fue el caso también del Programa de Becas de Excelencia de la Fundación, destinado a jóvenes llenos de ilusión por iniciar sus estudios en las mejores universidades del mundo, o de los programas de formación e investigación, que visitó con asiduidad.

Activa Patrona, con intervenciones relevantes en el órgano de gobierno de la Fundación, encontró siempre las palabras idóneas para favorecer el consenso, así como para alentar y estimular la actividad del equipo ejecutivo.

Algunos de los Becarios de Excelencia Rafael del Pino recordaban recientemente la atención, el esmero y el cariño que infundió a la institución y que, en sus propias palabras, perviven hoy en sus actividades, sus programas y su cultura organizativa. También la Real Academia de la Historia reivindicó su memoria destacando la generosa labor que realizó hacia esa docta institución.

Al compartir el recuerdo de Doña Ana María, trasciende el afecto de todos los que tuvimos el privilegio de conocerla, orgullosos de haber vivido con ella tantos momentos inolvidables. Valgan estas palabras para testimoniar la gratitud y el reconocimiento a su persona y como muestra del profundo sentir por su fallecimiento. Descanse en paz.

 

Compartir