Fortaleciendo la Sociedad Civil en España: Una Agenda Post-COVID 19

Los profundos cambios que se han producido y se siguen produciendo en el mundo de hoy han cambiado significativamente el equilibrio geopolítico global y han sacudido los pilares de la sociedad. Estos cambios desafían la durabilidad del consenso multilateral alcanzado después de la Segunda Guerra Mundial, esas ideas e ideales que fraguaron en lo que conocemos como el Orden liberal que tanto ha contribuido al progreso humano. Una amplia gama de organizaciones de la sociedad civil contribuyeron al establecimiento de ese orden y la consolidación de los principios de libertad, democracia y derechos humanos en el mundo.

La Fundación Rafael del Pino y el Belfer Center for Science and International Affairs han estado trabajando, desde 2016, con el objetivo de fortalecer las capacidades de líderes españoles de la sociedad civil a través del programa Global Civil Society Seminar (GCSS).

Fruto de un diálogo abierto, mantenido en el marco de este seminario, ve la luz un documento que resume los resultados de un estudio analítico, liderado por los directores académicos del GCSS, Marta Rey y Sebastián Royo, con la participación de los miembros de la red de alumni del GCSS. A través de las opiniones y el conocimiento de un número significativo de líderes españoles de organizaciones destacadas en este campo, se esbozan los contornos conceptuales de la sociedad civil española, sus fuentes actuales de legitimidad, las expectativas sobre su evolución y los principales instrumentos para promoverla.

Las 10 conclusiones principales del estudio son:

 1. La sociedad civil es tanto un antecedente clave como un valioso resultado de la democracia española.

2. La apropiación de los partidos políticos y de los sindicatos por parte de poderes políticos institucionalizados ha resultado en su alejamiento de la sociedad civil.

3. Los actores empresariales son valiosos aliados de la sociedad civil.

4. Los actores informales de la sociedad civil están siendo empoderados por la tecnología en detrimento de la representatividad de las organizaciones tradicionales.

5. La legitimidad de la sociedad civil se fundamenta en su capacidad de conjugar tanto fundamentos instrumentales como argumentos expresivos de la promoción del cambio social, pero este delicado equilibrio está siendo perturbado por el populismo y la polarización.

6. La sociedad civil debe seguir evolucionando como un espacio para la innovación y para la defensa activa que inspira, pero también confronta, al estado, en lugar de aspirar a ser su complemento o suplemento.

7. La sociedad civil como fuente clave para la resiliencia social necesita situar en su centro el pensamiento compartido, el diálogo y la acción.

8. La sociedad civil española ha cobrado impulso tras el impacto de la crisis económica de 2008 o la pandemia de COVID-19, pero aún carece de la capacidad para mantener este impulso y lograr la transformación social en el largo plazo. 

9. El marco político, legal y fiscal existente, junto a factores culturales, frenan un mayor desarrollo de la sociedad civil en España. 

10. Se necesita más orquestación para potenciar el desarrollo de la sociedad civil en España. 

Acceda al documento completo

“La Fundación Rafael del Pino no se hace responsable de los comentarios, opiniones o manifestaciones realizados por las personas que participan en sus actividades y que son expresadas como resultado de su derecho inalienable a la libertad de expresión y bajo su entera responsabilidad. Los contenidos incluidos en el presente resumen son resultado del trabajo realizado al efecto en la Fundación y son responsabilidad de sus autores.”
Artículo anteriorIncertidumbre en la economía mundial
Artículo siguienteRusia, Putin y el impacto de las sanciones

No hay publicaciones para mostrar